sábado 10 junio 2023

EmpleoJob | El Portal donde se encuentra la mejor información laboral en España

InicioPrestacionesPensionesDiferencias entre jubilación activa y jubilación demorada

Diferencias entre jubilación activa y jubilación demorada

¿Estás pensando en alargar tu vida laboral? En España puedes elegir entre la jubilación activa o bien demorar tu jubilación. Te explicamos que diferencias hay entre ellas.

La Seguridad Social ofrece diferentes alternativas para retrasar la jubilación de los trabajadores, cada una de ellas con ciertas ventajas sobre la otra. Así, un trabajador que decida retrasar su jubilación puede elegir entre dos opciones: la jubilación activa y la jubilación demorada.

Seguramente te preguntes quien quiere seguir trabajando cuando la realidad es que la mayoría se pregunta ¿Cuándo podré jubilarme? Pero, en ocasiones, hay trabajadores que prefieren seguir trabajando, sobre todo cuando la pensión resultante no cubre el nivel de vida que se tiene con el sueldo.

Jubilación activa o jubilación demorada ¿Cuál elegir?

Aunque puede parecer lo mismo, hay varias diferencias que pueden inclinar la balanza a la hora de escoger una opción u otra.

Jubilación demorada

Esta opción, para retrasar la jubilación, se puede considerar la más beneficiosa dado los incentivos que ofrece la Seguridad Social. Para poder acceder a ella, lógicamente hay que cumplir la edad y los requisitos para poder cobrar una pensión contributiva de jubilación.

Las recompensas que se ofrecen a los trabajadores por demorar la jubilación son las siguientes:

  • Un 4% extra de la base reguladora por cada año trabajado más allá de la edad ordinaria de jubilación.
  • Una cantidad a tanto alzado por cada año trabajado de más. Es un pago único que se abona una vez el trabajador decida jubilarse.
  • Por último, el Gobierno ha aprobado la jubilación demorada mixta, que consiste en una mezcla de las dos opciones anteriores.
Jubilación activa autónomo
Trabajador autónomo que ha solicitado la jubilación activa a la Seguridad Social | Foto Wavebreakmedia Micro Freepikcom

Jubilación activa

Esta modalidad de retiro en activo está regulada en el artículo 214 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) y  está pensada para aquellos trabajadores que han cotizado lo suficiente para poder cobrar el 100% de su pensión.

Para poder solicitarla se debe haber pasado al menos un año a partir de cumplir la edad ordinaria de jubilación. El trabajador cobrará su salario junto con la pensión, aunque esta solo será el 50% a la que tenga derecho. Salvo si es autónomo y tenga al menos un trabajador contratado o bien sus ingresos sean inferiores al SMI.

Esta opción, a diferencia de la jubilación demorada, no tiene ningún incentivo, es decir. El trabajador tendrá a todo los efectos la consideración de pensionista, pero aunque siga dado de alta en la Seguridad Social, no mejorará su cotización de cara a la pensión.

Simplemente, una vez decida poner punto y final a su carrera laboral, pasará a cobrar el 100% de su pensión.

En Resumen

La principal diferente entre ambas opciones está en que la jubilación activa no va a mejorar la futura pensión, mientras que la jubilación demorada si, lo que la convierte en una buena opción para aquellos trabajadores cuyas bases de cotización han sido bajas y por consiguiente su pensión también lo será. De esta forma les permitirá acceder en un futuro a una pensión mejor.