sábado 3 diciembre 2022

EmpleoJob | El Portal donde se encuentra la mejor información laboral en España

InicioPrestacionesDiferencias entre prestación contributiva (paro) y subsidio por desempleo

Diferencias entre prestación contributiva (paro) y subsidio por desempleo

A la hora de solicitar alguna ayuda económica al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) habrás oído hablar de prestación contributiva y subsidio por desempleo. En este artículo explicaremos las diferencias entre estas prestaciones por desempleo.

Las prestaciones por desempleo son una ayuda económica del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). El objetivo de la prestación por desempleo es la de brindar de unos ingresos a la persona que acaba de perder su puesto de trabajo mientras busca un nuevo empleo.

Tal y como indica el SEPE en su web, para acceder a una prestación por desempleo, hay que inscribirse primero como demandante de empleo y que la causa de la perdida del trabajo sea involuntaria. Es decir, que sea por despido o fin de contrato, pero nunca si es por una baja voluntaria.

A la hora de solicitar la prestación del SEPE se pueden diferenciar dos tipos, la prestación contributiva, es decir, el paro y el subsidio por desempleo. Aunque son conceptos que a veces se intercambian, pero en materia de ayudas por desempleo, significan cosas distintas.

Prestación contributiva o paro

Por prestación se entiende «la prestación contributiva» lo que todos los ciudadanos llamamos paro. Para poder cobrarla es necesario haber cotizado previamente 360 días, ya sea en el último trabajo antes de solicitarlo o en diferentes trabajos en los últimos seis años. Dependiendo del tiempo cotizado, la duración varía según la tabla del SEPE.

Igualmente, la cuantía a cobrar en el paro, dependerá de las bases de cotización a la Seguridad Social por contingencias profesionales durante los 180 últimos días cotizados.

¿Por qué se llama prestación contributiva? Porque se cobra en relación de los que haya cotizado una persona, es decir, cuanto más tiempo cotizado más dinero se percibirá.

Subsidio por desempleo o prestación no contributiva

En cuanto al subsidio por desempleo, estas prestaciones del SEPE no dependen tanto de lo que una haya contribuido, sino de la existencia de una situación de necesidad y carencia de rentas superiores al 75 del salario mínimo interprofesional.

A diferencia del paro, la cuantía no depende de la base reguladora de los últimos 180 días. Todos los subsidios por desempleo en España tienen el mismo importe que es el correspondiente al 80% del Indicador Público de Rente de Efectos Múltiples (IPREM).

En cuanto a la duración, por norma general tienen una duración máxima de 6 meses, aunque algunas son prorrogables y se pueden cobrar durante 33 meses e incluso de forma indefinida como el subsidio para mayores de 52 años.

Dependiendo de la situación de cada desempleado podrás solicitar un tipo de subsidio como se indica en la web del SEPE.

Así puedes saber si tienes derecho a alguna ayuda del SEPE

Diferencias entre el paro y el subsidio

En lo que respecta a cobrar el paro, cualquier persona puede cobrarla siempre que cumpla con los requisitos de cotización y la perdida del empleo sea de forma involuntaria. Mientras que para cobrar el subsidio es necesario carecer de rentas.

Por poner un ejemplo, una persona millonaria que perdiera su empleo, puede cobrar el paro, pero nunca el subsidio pro desempleo, ya que no tiene carencia de rentas.

Otra gran diferencia entre la prestación contributiva y el subsidio por desempleo, es que el paro si cotiza a la Seguridad Social y, por tanto, aporta para la futura jubilación. Mientras que el subsidio por desempleo no. Para ser exactos, solo hay un subsidio que, si cotiza a la Seguridad Social, el subsidio para mayores de 52 años. Ya que su objetivo es proteger la futura jubilación de este colectivo que tiene más complicado su reinserción laboral.

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS