Reforma de las peniones: Qué son las rentas vitalicias y cómo funcionan

La nueva reforma de las pensiones apuesta por incentivar los planes de pensiones privados.

Tras la aprobación del Pacto de Toledo y sus recomendaciones para que sirvan de base para la futura reforma de las pensiones, el Gobierno sigue buscando fórmulas para revertir la situación de déficit que tiene la Seguridad Sociales, esta misma semana se aprobó una nueva transferencia de 6.000 millones para poder pagar las prestaciones y pensiones.

También busca mejorar las pensiones de los trabajadores, para ello busca incentivar  los planes de pensiones privados, o lo que es lo mismo las rentas vitalicias que permiten completar la pensión.

¿Cómo funcionan estas rentas vitalicias?

Una de las mayores preocupaciones de los trabajadores es ahorrar para el futuro y sobre todo para la jubilación «tener un colchón» de dinero para lo que pueda pasar, sobre todo cuando una vez jubilados pasan a cobrar un importe menor al de su nómina cuando están en activo (a un importe máximo que se sitúa en 2.683,34 euros).

Para completar esta pensión de jubilación existen diferentes formas de ahorro, aunque no todas son conocidas, entre esas opciones está la renta vitalicia, un seguro de vida-ahorro que aseguran el cobro de una renta periódica a lo largo de toda la vida. Una opción a la que ya han optado casi 2,5 millones de españoles.

Estas rentas vitalicias convierte en restas el capital que se aporte, esta aportación puede ser con una prima única, es decir, una sola aportación, aunque también está la posibilidad y es la más usada de realizar aportaciones periódicas que a su vez genera una rentabilidad.

A partir de esta aportación o aportaciones, la aseguradora se compromete al pago de una renta periódica, que suele ser mensual y aunque se denominen rentan vitalicias, también pueden ser temporales.

En resumen: el interesado aporta un dinero inicial o mensualmente y la aseguradora se compromete a pagarle una renta periódica hasta su fallecimiento.

¿Diferencias entre vitalicia y temporales? simple, una se cobraría hasta el fallecimiento y la otra sería por el tiempo establecido que decida el usuario, por ejemplo, cobrar todos sus ahorros durante 10 o  15 años.

Debido a su flexibilidad y su capacidad para recuperar el dinero invertido, siempre dependiendo de las características del producto contratado, aunque como en la mayoría de seguros, cuando menor sea la flexibilidad mayor será la rentabilidad, son una buena opción de cara al futuro.

Beneficios Fiscales.

No solo son rentables de cara al futuro para complementar una pensión de jubilación, también cuentan con ventajas fiscales que las hacen aún más atractivas.

Dependiendo de la edad del contratante, la renta a integrar en base imponible del IRPF pude aplicarse una serie de reducciones.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

 

¡Comparte!