Así afectará a la jubilación la reforma de las pensiones

El nuevo sistema que pretende implantar el Gobierno rebajará un 8% las futuras pensiones.

Un estudio analiza cómo afectará a las pensiones los principales cambios que sufrirá el actual sistema.

La edad de jubilación.

El principal cambio que quiere introducir el Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, es retrasar la edad de jubilación para alinearla con la edad legal. Esto es un compromiso que ha adquirido el Gobierno con Bruselas a cambio de los fondos por la pandemia del coronavirus.

Para alcanzar este objetivo, desde el Gobierno se han planteado endurecer más las sanciones por la jubilación anticipada voluntaria y mejorar las condiciones en el retraso de la jubilación, con bonus de hasta 12.000 euros.

Pensiones: hasta 12.000 euros por retrasar la jubilación

Además desde el Ejecutivo se quiere promover la jubilación activa, que permite trabajar y compaginar la pensión (hasta un 50% para los trabajadores ajenos y el 100% autónomos si tienen un trabajador).

Aumentar hasta los 35 años el cálculo de la base reguladora.

Este punto es el que más preocupa a los futuros pensionistas, ya que se pasaría de los actuales 25 años hasta los 35 años. Un cambio que afectaría negativamente a muchos futuros pensionistas, ya que  con dos crisis económicas a sus espaldas, hará bajar su pensión.

Así lo recoge la investigación realizada por el Observatorio de Pensiones de Willis Towers Watson, en colaboración con las universidades de Valencia y Extremadura.

Este cambio provocará que las cuantías medias de las futuras pensiones se reduzcan un 8,6%. Eso sí las pensiones no bajarán todas por igual.

Aquellos trabajadores que acrediten una cotización de 43 años y 8 meses verán que su pensión cae un 7,5 %, mientras que los que tengan una vida laboral más corta verán como su pensión cae un 15% respecto al actual sistema.

Discriminación.

Las mujeres presentan una carrera laboral más corta, por lo que las pensiones de las mujeres se verán reducidas un 10,3% de media, mientras que la de los hombres se sitúa en un 7,9%.

La edad de jubilación.

La edad de jubilación tiene un «efecto relevante«. Según el análisis, el impacto sobre la pensión de aquellos trabajadores que decidieran demorar su jubilación sería del 11,6%, frente al 8% para los que optarán por la jubilación anticipada.

Una opción que presentan es compensar esta variación retrasando la jubilación, ya que al retrasar la jubilación afectaría menos la bajada de la pensión.

Los autónomos los peor parados.

Los trabajadores autónomos serán los que peor parados salgan de esta reforma. Ya que según el estudio, se prevé una caída de un 10,3% de sus futuras pensiones.

Esto se debe a que muchos de estos trabajadores cotizas por la base mínima durante sus primeros años. Además los meses no cotizados computan con cero euros para este grupo, lo que les penaliza fuertemente el valor de la base reguladora.

En lo que respecta al impacto sobre el gasto en pensiones, el análisis muestra que el ahorro que genera esta medida no se verá reflejado en años. Del mismo modo todas las medidas que afectan solo a las nuevas pensiones de jubilación y, además, se implantan en un largo periodo transitorio.

Concretamente, en 2040 el ahorro sería del 0,65% del PIB de ese año, pasando en 2050 al 0,88% del PIB, para empezar a descender paulatinamente a partir de esa fecha, llegando en 2067 al 0,64% del PIB.

Fuente: Willis Towers Watson.

¡Comparte!