Condenados a dos años de prisión por dar altas ficticias para cobrar prestaciones del SEPE

Un padre y su hijo daban altas ficticias  para facilitar el cobro de prestaciones.

Durante el mes de noviembre de 2020, fue descubierto un entramado societario fraudulento en el que padre e hijo facilitan el cobro fraudulento de subsidios por desempleo. Ambos fueron juzgados y por la Audiencia de Jaén y condenados por un delito de estafa agravado en concurso medial con otro continuado de falsedad documental.

En primera instancia fueron condenados a dos años de prisión cada uno, ahora tras la celebración del segundo juicio, el principal responsable de la sociedad ha sido condenado a un año y once meses de prisión, además de pagar una multa de 425.000 euros y responsabilidad civil de 459.738 euros.

Por tanto la Fiscalía ha optado a reducir a la mitad la multa y ha rebajado un mes la pena de cárcel inicialmente solicitada

El Auditorio Guadalquivir del Palacio de Ferias y Congresos de Jaén ha vuelto a convertirse en sala de vistas para acoger este macrojuicio que iba a sentar en el banquillo a 84 acusados, aunque finalmente, tras la conformidad de la inmensa mayoría, solo se ha celebrado con tres acusados, quedando por juzgar a otros cuatro acusados, dos de ellos no han sido localizados.

Este entramado societario formado en Linares, facilitó el cobro fraudulento de prestaciones y subsidio a más de 250 personas, por lo que se les condena a indemnizar al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) con  la cantidad que corresponde a los cobros indebidos que se realizaron a  259 personas causa de la falsificación de documentos.

A estas  259 personas implicadas se les reclama dos años de cárcel y la devolución de lo cobrado más los intereses por la demora en la devolución.

Los tres acusados que no se conformaron han declarado ante el tribunal para negar su implicación, alegando que fueron contratados por la empresa del principal acusado, pero que si realizaron trabajos para ellos.

Así era el modus operandi

Este entramado societario se hacía valer de los contratos temporales por circunstancias de la producción y a tiempo parcial para dar de alta a estas personas en el Régimen General de la Seguridad Social a cambio de 800 euros, en la mayoría de ocasiones lo hacían por el tiempo mínimo para poder acceder a una prestación o subsidio por desempleo, una vez pasado el tiempo lo daba de baja  sin que este hubiera prestado ningún tipo de servicio a la empresa, aun así se expedía los correspondientes certificados de empresas  en las oficinas del SEPE y así estos supuestos trabajadores podían percibir una prestación.

Estafa: alertan de falsas llamadas del SEPE para el cobro de los ERTE

¡Comparte!