Así afectarán los ERTE en la próxima declaración de la renta

A falta de semanas para finalizar el año, un 2020 que muchos han esperado que acabase pronto debido a la pandemia del coronavirus  y todo los efectos negativos que ha traído consigo, no solo las numerosas muertes, también en lo económico y social.

Aunque finalice el año nuevo, este 2020 dejará marcado 2021 y es que muchos españoles se han visto afectados por la pandemia laboralmente. Hablamos de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, la herramienta del Gobierno para salvar el empleo, que sin duda ha ayudado a que muchos empleados no perdieran el trabajo. Los ERTE gracias a que exoneraban a las empresas de pagar las cuotas de la Seguridad Social a sus trabajados así como su salario, permitía que estos ante la baja o nula productividad no se plantearán de momento despedir a sus empleados.

Los trabajadores a su vez también resultaron protegidos, ya que el Gobierno introdujo bajo Real Decreto que cualquier trabajador en ERTE independientemente de que si tuviera los suficientes días cotizados cobrara una prestación.

Y es precisamente esta prestación la que para el año que viene puede traer más de un dolor de cabeza a los miles de trabajadores que durante un tiempo han estado en ERTE y que en su próxima declaración de la renta tendrán que enfrentarse a un problema.

¿Cómo afecta el ERTE a la declaración de la renta?

Lo primero que debes saber es que una prestación del SEPE a raíz de un ERTE independientemente de que sea total o parcial se considera como rentas del trabajo, es decir, Hacienda considera al SEPE como un pagador más.

¿Qué quiere decir esto?, pues como bien sabrás, toda persona que tiene más de un pagador y la cantidad abonada por el segundo y todos los demás pagadores supera los 1.500 euros el límite de ingresos que obliga a presentar la declaración baja hasta los 14.000 euros, por lo que muchos trabajadores que en un año normal podrían estar extintos de presentarla se verán obligados a presentarla y con toda seguridad les saldrá a pagar.

Esto es así porque  el SEPE por norma general, no retiene o retiene el mínimo, por lo que cuando se acumulen todas las rentas posiblemente no se habrá aplicado el tipo de retención que toca y salga a ingresar.

Es decir, la empresa deja de retener lo que solía, y el SEPE no retiene nada, y cuando Hacienda hace el cálculo, el trabajador puede estar ingresando una cantidad similar a lo que cobraría  sin estar en ERTE, pero no se ha abonado la retención que corresponde.

Esto es lo que deberán hacer los trabajadores en ERTE para evitar la «sorpresa» en la Renta del próximo año

Ahora sumamos otro problema, los famosos cobros indebidos.

Hay trabajadores que durante la pandemia e incluso a día de hoy el SEPE les sigue ingresando su prestación incluso cuando estos ya se han reincorporado a su puesto de trabajo, por lo si desde el Ministerio de Trabajo no se soluciona este error, muchos verán como al hacer el cálculo de su renta, les saldrá a pagar más de lo que realmente deben.

Agencia Tributaria: aclaraciones sobre ERTEs y prestaciones extraordinarias por cese

 

¡Comparte!