jueves 29 septiembre 2022

EmpleoJob | El Portal donde se encuentra la mejor información laboral en España

InicioDerecho Laboral¿Puede la empresa reconocer el despido improcedente en la carta?

¿Puede la empresa reconocer el despido improcedente en la carta?

¿Qué sucede si el empresario reconoce voluntariamente en la carta de despido la improcedencia del despido?

Que una empresa reconozca la improcedencia de un despido, es lo que se conoce como «despido exprés». Es una práctica con las que las empresas evitan tener que ir a juicio y los costes en abogados que suponen.  Sin embargo, esta práctica ya no es legal.

¿Qué es el despido exprés?

El despido exprés permitía a los empresarios reconocer el despido improcedente en la propia carta.  Hay que tener en cuenta que el despido improcedente no es una modalidad para despedir. En España se puede realizar  3 tipos de despidos: el despido disciplinario, despido objetivo y despido colectivo.  Que el despido sea procedente, improcedente o nulo lo dicta un juez.

No obstante, hasta la reforma laboral de 2012 realizada por el PP, el empresario podía reconocer en la propia carta de despido, que el despido era improcedente. De esta forma, abonaba al trabajador la indemnización correspondiente en ese mismo momento, sin tener que ir al acto de conciliación y juicio.

Normalmente, el despido que se realizaba era un despido disciplinario, pero la propia empresa en la misma carta reconocía que no podía demostrar los hechos que daban lugar a este despido y, por tanto, su improcedencia.

¿Por qué se quitó el despido exprés?

Una de las principales razones para eliminar el despido exprés y así evitar que las empresas reconozcan inicialmente el despido improcedente era para dar más seguridad a los trabajadores. Ya qué estos despidos exprés crean inseguridad a los trabajadores que pueden verse en la calle en cualquier momento.

Son muchas las empresas que todavía no se han enterado de que ya no pueden hacer despidos exprés, algo que puede traer consecuencias a los trabajadores a la hora de cobrar el paro.

Aunque otra razón de peso, era para evitar el fraude en los despidos disciplinarios para arreglar los papeles para cobrar el paro. Como ya hemos explicado, el despido disciplinario no tiene indemnización, siempre que este sea procedente. Por ello, los trabajadores que querían dejar su trabajo de forma voluntaria, llegaban a un acuerdo ilegal con la empresa, para que en vez de una baja voluntaria, en la que no se tiene derecho a parro, el empresario, aplicara un despido disciplinario y así poder cobrar el paro.

El trabajador no reclama la improcedencia y en el certificado de empresa que se envía al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aparece que su baja se debe por despido y, por tanto, es de forma involuntaria por parte del trabajador y tiene derecho a prestación por desempleo.

¿Qué tiene que hacer un trabajador antes un despido exprés?

A pesar de que la empresa reconozca en la carta de despido que este es improcedente, el trabajador debe presentar la papeleta de conciliación, para que se celebre el acto de conciliación administrativo y el empresario reconozca nuevamente la improcedencia del despido.

Es necesario hacerlo, ya que el SEPE en ocasiones, aunque no siempre, solicita el justificante de pago de la indemnización o la presentación de una papeleta de conciliación, y en su caso, demanda judicial.

Estos intentos de fraudes son sancionados: para el trabajador, la extinción de la prestación y devolución de las cantidades indebidas recibidas, incluso la exclusión del derecho a percibir prestaciones por desempleo. Mientras que la empresa puede ser sancionada con multas de entre 3.000 y 90.000 euros.

El Estatuto de los trabajadores en su artículo 56 hace referencia a la indemnización por despido improcedente, siempre reconocido en sentencia judicial.

Mujer despedida del trabajo
Mujer despedida del trabajo

Está el trabajador más protegido ante el despido

Que no se puede realizar un despido exprés no ha protegido más a los trabajadores, sobre todo porque otra medida de esta reforma quito valor a esta eliminación.

Además del despido exprés, se eliminó los salarios de tramitación en los despidos declarados improcedentes. Estamos hablando que si un trabajador reclamaba la improcedencia de su despido, tenía derecho a cobrar los salarios dejados de percibir desde su despido hasta la sentencia. Si el juicio tardaba un año en celebrarse, el trabajador tenía derecho a ese año de salario, además de su indemnización correspondiente. Esto suponía un gran gasto para las empresas, y, por tanto, hacía pensárselo dos veces para echar a un trabajador sin ninguna razón justificada.

Despido exprés encubierto

Ahora se habla de despido exprés encubierto, ya que aunque o se puede declarar la improcedencia del despido en la propia carta, la empresa de forma verbal informa al trabajador que en el acto de conciliación reconocerá el despido improcedente. Por consiguiente, sigue siendo muy fácil despedir a un trabajador hoy en día, sin tener ninguna razón justifica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS