Errores que debes evitar en la declaración de la Renta

Este año la declaración de la Renta viene marcada por la pandemia del coronavirus con muchas novedades.

Como cada año los españoles deben presentar la Declaración de la Renta. Un periodo del año, que muchos afrontar con miedo ante el temor que les salga a pagar.

Esta campaña de la Renta viene marcada por la pandemia del coronavirus, sobre todo por los Expedientes de Regulación Temporal y el Ingreso Mínimo Vital, que afectarán en mayor medida a aquellos ciudadanos que anteriormente no tenían obligación de presentarla, pero que ahora si la tienen.

Los trabajadores afectados por un ERTE porque al tener dos pagadores, el límite que obliga a presentarla baja. Mientras que los perceptores del IMV están obligados porque es uno de los requisitos para poder seguir cobrando esta prestación.

¿Quién está obligado a presentar la Declaración de la Renta?

Desde el 7 de abril quienes dispongan de identificación digital pueden presentar su declaración telemáticamente desde la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

En cambio quienes prefieran realizarlo por vía telefónica tendrán que esperar hasta el 6 de mayo. No será hasta el 2 de junio cuando abran las citas presenciales para presentar la declaración en las oficinas.

La campaña de la Renta finalizará el 30 de junio, lo que da bastante tiempo a los contribuyentes para realizar el trámite. No obstante, cuanto antes se presente, antes se cobra, siempre y cuando te salga a devolver.

Eso sí, siempre hay que presentarla tras revisarla en búsqueda errores. A continuación te dejamos algunos de los errores más habituales que suelen cometerse.

No presentar la declaración de la Renta.

Aunque sepamos que no estamos obligados a presentarla, nunca esta de más, echarle un «ojito» por si acaso nos saliese a devolver. En este caso estaríamos perdiendo dinero. Para comprobarlo, tan solo hay que acceder a la casilla 670 del borrador para comprar el resultado final.

También están los que se les olvida presentarla estando obligados. En este caso, este «descuido» puede pagarse muy caro, pues la Agencia Tributaria puede multarte y/o sancionarte, según sea el caso. Además deberás presentarla y pagar los intereses de demora.

Cambios en la situación familiar.

Uno de los errores más habituales que se cometen en la declaración, es no actualizar la situación familiar. Los cambios en el estado civil y tener hijos afectas a las deducciones. No actualizar estos datos puede significar no poder beneficiarse de las diferentes ayudas fiscales estatales o autonómicas. Incluso para calcular si es conveniente o no realizar una declaración conjunta.

Alquiler.

En el caso de ser quien alquila una vivienda de su propiedad, se debe tributar por ello. Esto suele pasarse por alto cuando en el borrador no aparece.

Cuotas a sindicatos.

Realizar pagos a los sindicatos o colegios profesionales pueden deducirse en los ingresos del trabajo.

ERTE y prestación

No tener en cuenta que al estar en ERTE y cobrar la prestación de 2020 se tienen dos pagadores. Esto es debido a Hacienda considera un pagador más al SEPE. Puedes visitar nuestro artículo sobre preguntas y respuestas sobre la Renta para afectados por ERTE aquí.

Ingreso Mínimo Vital.

Aunque esta prestación de la Seguridad Social está exenta de IRF, los beneficiarios están obligados a presentar la declaración como desprende el artículo 33 del RDL 20/2020 sobre Ingreso Mínimo Vital

Puedes visitar nuestro artículo sobre preguntas y respuestas sobre la Renta para beneficiarios del IMV aquí.

Última revisión.

Como cuando se realizaba un examen en la escuela, una vez terminado siempre es bueno repasarlo. Son muchas las ocasiones que por despiste se olvida algún detalle que puede causarnos algún problema en el futuro.

 

 

 

 

 

¡Comparte!