El Pacto de Toledo quiere eliminar las penalizaciones por jubilación anticipada y fomentar la jubilación activa

La inminente reforma de las pensiones que llevará a cabo el Gobierno en coalición entre PSOE y Unidas Podemos  sigue avanzando con el objetivo de poder garantizar el futuro de las pensiones en el país.

Los partidos políticos trabajan para determinar los términos justos que se plantearán para los trabajadores que se jubilen en los próximos años. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, adelantó hace unos días que el Pacto de Toledo esta a punto de llegar a un acuerdo.

Esta reforma debe afrontar asuntos bastantes complicados, como son la jubilación anticipada, la revalorización de las prestaciones o la ampliación de los años necesarios para poder acceder a una pensión contributiva.

El Gobierno pretende endurecer las jubilaciones anticipadas, ya que según el informe del Banco de España, estos trabajadores al jubilarse antes de la edad legal dejan de aportar a la Seguridad Social y empiezan cobrar su jubilación,  de ahí a que el Banco de España estime que los trabajadores reciben más de los que aportan a las arcas públicas.

Endurecer las jubilaciones es algo que el Pacto de Toledo no se plantea, incluso pretende eliminar las penalizaciones que hay en la actualidad para aquellos trabajadores que quieran acceder al retiro antes de tiempo y que cuentan con un elevado número de años cotizados. Esto es algo que vienen reivindicando los sindicatos desde hace años, exigiendo que se eliminen los recortes a las jubilaciones anticipadas que en su mayoría suelen ser forzadas, siempre y cuando  se tengan más de 40 años cotizados. Esta petición ha sido vista con buenos ojos tanto por el Ministerio de Seguridad Social como desde el Pacto de Toledo.

Tampoco contempla otra medida que el Gobierno ha puesto sobre la mesa, alargar la edad legal de jubilación, aunque sí recomienda que se mejore los incentivos sociales, fiscales y laborales para aquellos trabajadores que pospongan su jubilación. También abogan por fomentar la jubilación activa, para que más trabajadores puedan compatibilizar la pensión y el empleo.

Por último, también se mantendrá el derecho de los trabajadores funcionares de las clases pasivas  de poder jubilarse a los 60 años, siempre y cuando tengan cotizados al menos 30 años.

 

 

 

 

¡Comparte!