lunes 6 febrero 2023

EmpleoJob | El Portal donde se encuentra la mejor información laboral en España

InicioPrestacionesPensionesDiferencias entre pensión contributiva y no contributiva

Diferencias entre pensión contributiva y no contributiva

La Seguridad Social dispone de dos prestaciones y las diferencia entre prensiones contributivas y no contributivas. Para cada una de ellas es necesario cumplir una serie de requisitos.

Una pensión es un pago periódico que se hace a una persona después de su jubilación o debido a una discapacidad o incapacidad. Hay varios tipos de pensiones como la jubilación, por discapacidad, viudedad, entre otras.

Todas estas pensiones que ofrece la Seguridad Social, se pueden envolver en dos: pensión contributiva y no contributiva.  Aunque pueden parecer igual, hay ciertas diferencias entre ellas, tanto en los requisitos de acceso como en su cuantía final.

Diferencias entre pensión contributiva y no contributiva

Una de las principales diferencias entre una pensión contributiva y una no contributiva es cómo se financia y quiénes tienen derecho a recibirlas.

En el caso de la pensión contributiva, es una pensión que se financia a través de aportes de los trabajadores y empleadores durante la vida laboral de trabajador. Por ello, para poder acceder a ella, es necesario haber cotizado 15 años.

Por otro lado, está la pensión no contributiva, que es una pensión que no requiere aporte previo durante la vida laboral y que se financia con fondos del Estado o de otras instituciones públicas. Esta pensión se conceden a aquellas personas que no han cotizado lo suficiente a lo largo de su carrera profesional.

Otra de las grandes diferencias está en su cuantía. Mientras, en las pensiones contributivas, la cuantía se calcula basándose en los años cotizados y la base reguladora. Para poder cobrar el 100% en 2023 es necesario contar con al menos 37 años y 9 meses cotizados a la Seguridad Social para poder jubilarte a los 65 años. Si se tienen menos años, la edad de acceso es de 66 años y 4 meses. Tanto la edad como los años de cotización van aumentando hasta 2027.

Por otro lado, en las pensiones no contributivas la cuantía es fija. Para este 2023 esta se sitúa en los  484,61 euros al mes (6.784,54 euros al año). Aunque en el caso de que en una misma familia conviva más de un beneficiario de pensión no contributiva, esta se vera reducida para cada uno de ellos. Si hay dos beneficiarios, ambos cobrarán 411,92 euros al mes y si son tres o más, 387,69 euros mensuales.

En resumen, la pensión contributiva se basa en el principio de «capitalización» y se financia con aportes previos, mientras que la pensión no contributiva se financia con fondos públicos y se otorga a personas que no han cotizado suficientes años o que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad económica.

¿Cuáles son los requisitos para cobrar una pensión contributiva?

Para poder acceder a las pensiones contributivas de la Seguridad Social es necesario contar con al menos 15 años cotizados. Dentro de este tipo de pensión están las de jubilación, incapacidad, permanecen y en favor de familiares.

En el caso de una prestación contributiva de jubilación, de los 15 años necesarios para poder acceder, dos deben haberse cotizado en los últimos 15 años a la solicitud de la pensión.

Por otro lado, las pensiones por incapacidad permanente, son aquellas que se conceden aquellos trabajadores que con ese mínimo de años cotizados sufren una enfermedad que les impide seguir trabajando.

Por último, estas las pensiones a favor de familiares que se conceden aquellos familiares que hayan convivido y dependido económicamente de la persona fallecida. Dentro de estas existen dos tipos, la pensión de viudedad y de orfandad.

Aunque su cuantía se calcula en función de la base reguladora de los años cotizados, la Seguridad Social establece unas cuantías mínimas y máximas que puedes consultar en su web.

¿Qué son los complementos a mínimos de las pensiones? ¿Cómo se calcula en 2023?

¿Quiénes pueden ser beneficiarios de las pensiones no contributivas?

Estas prestaciones de la Seguridad Social están destinadas a aquellas personas que no han cotizado lo suficiente para acceder a una pensión contributiva. Es más, pueden acceder a ellas quienes no han cotizado nunca.

No obstante, para poder acceder hay que cumplir unos requisitos muy específicos, y es que no se pueden tener ingresos superiores a los 6.784,54 euros al año. Como sucede con los subsidios por desempleo del SEPE, esta prestación, está destinada a personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad económica.

Esta pensión se solicita en el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) y dentro de estas pensiones de diferencias las siguientes:

  • La no contributivas por jubilación, para la cual es necesario haber cumplido la edad legal de jubilación vigente en el año de solicitud. En 2023, es de 66 años y 4 meses.
  • No contributivas por invalidez, únicamente se podrá acceder si se tiene una edad comprendida entre los 18 años  y mes de 65 años. Además, es necesario acreditar un grado de discapacidad igual o superior al 65%.

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS