La flexibilidad para poder despedir paraliza la negociación de los ERTE

La CEOE ha insistido en que se permita despedir a las empresas sin que tengan que devolver todas las ayudas.

Gobierno y agentes sociales siguen negociando la cuarta prórroga de los ERTE, unas negociaciones que van más rápido de lo que puede parecer, al menos así lo han manifestado las partes implicadas.

Ambas partes están de acuerdo en que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo deben extenderse hasta el 31 de mayo de 2021. Sin embargo aún quedan algunos detalles importantes que deben ser tratados.

Los empresarios siguen presionando para que se permita despedir sin que se devuelva toda la ayuda prestada por el SEPE, es decir, quiere solo se tenga que devolver las exoneraciones de las cotizaciones sociales de los trabajadores que hayan estado en ERTE y estos sean despedidos durante los 6 meses que el Gobierno obliga a mantener el empleo.

Además de la fecha para que finalice su vigor también, sindicatos y patronales ven con buenos ojos la medida del Ministerio de Trabajo para que las empresas puedan cambiar de tipo de ERTE de forma automática, eliminando las trabas burocráticas que podían ocasionar que el trabajador pudiera perder su prestación. 

Hasta ahora las empresas que cambiaran de tipo de Expediente, tenían que volver a tramitarlo como si fuera uno nuevo, lo que ocasionada reiniciar el proceso de tramitación y que el SEPE se viera colapsado.

A partir de que se apruebe la nueva prórroga las empresas tan solo deberán comunicar el cambio de situación producido, la fecha de efectos, así como los centros y personas trabajadoras afectadas, a la autoridad laboral que hubiese aprobado el expediente.

Además deberán presentar una declaración responsable ante la Tesorería General de la Seguridad Social, para que se apliquen las nuevas exoneraciones correspondientes en la Seguridad Social de sus trabajadores.

Exoneraciones en las cotizaciones.

Según fuentes del Ministerio, se mantendrán las exoneraciones en las mismas condiciones. Por tanto, para los  ERTE de rebrote, las exoneraciones llegan al 80% para empresas con menos de 50 trabajadores y del 60% para las que superan este número de empleados. Del mismo modo, las empresas que no hayan recuperado la actividad podrán seguir acogidas también a la modalidad de fuerza mayor, y las exoneraciones oscilarán entre el 70%, el 60% y el 35% en julio, agosto y septiembre para las empresas de menos de 50 empleados.

En canto a las empresas que tengan más de 50 trabajadores y que sigan acogidas a esta modalidad las exoneraciones serán del 50%, el 40% y el 25% a lo largo de los meses de verano. Además, se permiten los expedientes de fuerza mayor parcial, así como los ETOP ligados al Covid. Las empresas de menos de 50 trabajadores podrán acceder a unas exoneraciones del 60% para los empleados que hayan sido reactivados y del 35% para los que sigan en ERTE.

El Tribunal Supremo permite que se anulen los ERTE de las empresas que sean inviables

¡Comparte!