España pide 20.000 millones a la Unión Europea para pagar los ERTEs

La Unión Europea puso en marcha por el mes de abril varios mecanismos para dar  respuesta a los efectos negativos de la pandemia del coronavirus, entre ellos el programa «SURE» para mantener el empleo  por el que pretende movilizar unos recursos máximos a nivel comunitario de 100.000 millones de euros y será financiado con emisiones de deuda de la Unión Europea en el mercado.

España se ha convertido  en el primer país del a Unión Europea en solicitar el acceso a este programa, solicitando una ayuda de 20.000 millones para poder hacer frente a los pagos de los Expedientes Reguladores de Empleo (ERTE).

Los ERTEs han sido la herramienta que el Gobierno puso en marcha para evitar la perdida de puestos de trabajo durante la crisis del coronavirus, una ayuda que ha mermado las arcas públicas, al tener que hacer frente no solo a las prestaciones de los trabajadores afectados, sino también el pago de la seguridad social de estos, librando a las empresas  de este pago.

Además también ofrecieron mayor cobertura a los trabajadores que en un ERTE ordinario no hubieran podido cobrar una prestación o subsidio, ya que eliminaron los requisitos y todo aquel trabajador independientemente de los días cotizados que tuvieran paso a cobrar la prestación por desempleo.

Una medida que también ha traído números problemas, como el colapso que sufren las oficinas del SEPE, errores en la tramitación, ERTEs sin pagar o mal pagados…

Unos 150.000 trabajadores siguen sin cobrar el ERTE y los retrasos podrían alargarse hasta otoño

Esto supone una factura mensual de al menos 4.500 millones de euros mensuales, entre pago de prestaciones y seguridad social, que debería ir bajando a medida que los trabajadores se vayan incorporando a sus puestos de trabajo.

Un gasto que podría alargarse hasta finales de diciembre como están pidiendo las patronales y sindicados que ven insuficiente que los ERTEs  se mantengan hasta septiembre, debido a que muy pocas empresas habrán vuelto a su «normalidad «económica como para hacer frente de golpe a toda su plantilla.

Ante esta situación y con septiembre  a la vuelta de la esquina y los sindicatos presionando para que se prorroguen hasta final de año, el Gobierno español ha solicitado ayuda a la Unión Europea por una cantidad de 20.000 millones de euros para hacer frente a los pagos.

 

El SEPE y los bancos comienzan a reclamar el dinero pagado de más en los ERTEs

 

 

 

¡Comparte!