InicioPrestacionesPensionesEl Gobierno aprueba un nuevo incentivo para la jubilación demorada

El Gobierno aprueba un nuevo incentivo para la jubilación demorada

El Consejo de Ministro ha dado hoy luz verde para aprobar un nuevo incentivo para la jubilación demorada

La edad de jubilación, según la legislación vigente, seguirá aumentando dos meses cada año hasta que en 2027 los trabajadores tendrán que cumplir 67 años para acceder a la pensión.  En 2023, la edad de jubilación es de 66 años y cuatro meses si al llegar a los 65 años no se tienen al menos 37 años y 9 mese cotizados.

Uno de los principales ‘problemas’ que deberá afrontar la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) es la avalancha de jubilaciones que se esperan en los próximos años con la llamada generación ‘babyboomers‘.

Una de la solución más fácil sería retrasar aún más la edad de jubilación, una medida por la que no quiere pasar el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En lugar de eso, aprobó a finales de 2021 un sistema de incentivos por demorar la jubilación, para motivar a los trabajadores a retrasar su retiro laboral.  Esta medida la compensó con sancionar más las jubilaciones anticipadas, aumentando los coeficientes reductores de la pensión.

No obstante, parece que la medida no ha tenido la acogida esperada por el Gobierno, pues según los últimos datos aportados por el Ministerio, las jubilaciones demoradas apenas representan el 5,4% del total en 2022.

Nuevos incentivos para retrasar la jubilación

Actualmente, existen dos tipos de jubilación demorada: un aumento del 4% de la base reguladora por cada año trabajado posterior a la edad de jubilación y un pago único (cheque) que se abonará en el momento que se retire y cuya cantidad varía en función de los años que se retrase.

El trabajador debe elegir entre una de las dos opciones, pero con la aprobación del nuevo Decreto Ley se permitirá combinar los dos tipos de beneficios ya vigentes.

Así, el trabajador que decida retrasar voluntariamente el acceso a la jubilación entre 2 y 10 años, recibirán simultáneamente un incremento de su pensión, del 2% por cada año, que demoren el acceso a la jubilación, es decir, la mitad si escogería esta opción.  Además de recibir un pago único equivalente a la mitad del que le correspondería si hubiera elegido, esta opción sin combinar.

En caso de retrasarlo 11 años o más, el incentivo corresponde con un pago único aplicado a 5 años del periodo demorado y un incremento del 4% de la pensión por cada año de demora.