Según el Banco de España la subida del Salario Mínimo destruyó empleo

El organismo concluye que el alza del SMI provocó un menor crecimiento del empleo de entre el 0,6% y el 1,1%

En el año 2019 el Gobierno elevó el Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.050 euros mensuales repartidos en 12 pagas, (900 euros en 14 pagas) un 22% más. Está subido vino acompañada de mucha polémica sobre todo de los empresarios, ya que era una subida muy elevada y no de forma progresiva como se había anunciado.

Hay que recordar el Salario Mínimo en 2018 antes de esta subida se situaba en 735,90 euros mensuales, por lo que muchos empresarios manifestaron su disconformidad dado que esto afectaría negativamente al empleo.

Un año y medio más tarde, el Banco de España ha analizado los datos obtenidos en materia de empleo y ha concluido que esta subida provocó un menor crecimiento del empleo de entre el 0,6 y el 1,1%. Es decir según el Banco de España se perdieron entre 98.000 y 180.000 puestos de trabajo.

Además recalca que esta subida afectó directamente a las contrataciones de los colectivos menores de 25 años y mayores de 45 años.

España se sitúa en el rango intermedio en la Unión Europea.

En cuanto a salarios mínimos España se encuentra en el rango intermedio de la Unión Europea, actualmente se encuentra en 950 euros mensuales repartidos en 14 pagas y la intención del Gobierno es seguir elevándolo hasta que se sitúe en el 60 % del salario medio de los trabajadores.

Para este año estaba prevista otra subida, sin embargo dada la situación provocada por la pandemia con muchos trabajadores aun en ERTE el Gobierno decidió congelar esta subida para más adelante cuando la economía mejore.

Efectos positivos de la subida del SMI.

El objetivo de elevar el salario mínimo no es otro que mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores, lo que supone más consumo y por tanto más crecimiento de la economía.

Al tener el trabajador un mayor poder adquisitivo, también se ve beneficiado el estado, ya que se libera del pago para completar los bajos ingresos, reduciendo gastos en subvenciones y ayudas, favoreciendo la restauración de la economía a nivel estatal.

 

 

¡Comparte!