domingo 26 junio 2022

EmpleoJob | El Portal donde se encuentra la mejor información laboral en España

InicioEmpleoEstas son las claves que debes saber sobre el contrato temporal

Estas son las claves que debes saber sobre el contrato temporal

El contrato temporal es el más usado en España, motivo por el cual se ha elevado la precariedad laboral.

Los últimos datos ofrecidos de empleo ofrecidos por el Ministerio de Trabajo reflejan que la economía del país comienza a recuperarse. Evidentemente esto se debe al gran avance en la vacunación, la caída de las medidas restrictivas, pero sobre todo la temporada de verano.

Con la llegada del verano, las oportunidades laborales crecen, sobre todo en el sector de la hostelería y el turismo, los cuales han sido los más afectados por la pandemia.

No obstante, estos contratos suelen ser de carácter temporal, con una duración de junio a septiembre. En España el 90 % de los contratos que se firman son temporales.

Actualmente existen los siguientes contratos temporales.

  • Contrato de interinidad, que se utilizan cuando es necesario cubrir un puesto de trabajo para sustituir a un  profesional durante un periodo concreto.
  • Contrato por obra y servicio. Se utilizan para la realización de unos servicios determinados fuera de la actividad normal de la empresa.
  • Contrato eventual, estos trabajos están condicionados por las circunstancias de producción de la empresa, es decir cuando durante un tiempo determinado la empresa aumenta su producción y necesita trabajadores durante ese tiempo.
  • Contrato de formación y aprendizaje, como su nombre indica están pensados para cualificar a trabajadores alternando aprendizaje y desempeño laboral.
  • Contrato en prácticas. Están orientados a trabajadores con formación, pero sin experiencia profesional.

Como puedes ver son muchos los tipos de contratos temporales que existen en España, a los que hay que añadir el indefinido, que aunque no te lo puedas creer, es el contrato estándar.

El Gobierno ha presentado en su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la reducción de los tipos de contratos a tres: indefinido, temporal y de formación.

Antes de que el Gobierno reduzca los tipos de contratos te vamos a explicar la claves que debes conocer sobre el contrato actual.

El contrato debe estar justificado.

Lo primero que debes saber es que la temporalidad debe estar justificada, es decir, por qué la empresa recurre a un contrato temporal y no a un indefinido. Cómo en todo contrato, en el  deben aparecer los datos de la empresa, del trabajador y la fecha de inicio y fin del contrato.

Sin embargo en los temporales debe aparecer el porqué de la temporalidad. Por ejemplo el contrato de obra y servicio, que se utilizan para servicios determinados fuera de la actividad normal de la empresa, se deberá explicar que funciones realizará el trabajador, las cuales no pueden coincidir con las de un trabajador habitual de la empresa.

Si el contrato es de interinidad o sustitución, deberá figurar a quién estás sustituyendo y por qué. Si es eventual por circunstancias de la producción, tiene que aparecer qué circunstancias son esas: una acumulación de tareas o un exceso de pedidos.

Si la empresa no especifica esto, el contrato se encontraría en fraude de ley y por consiguiente el trabajador pasaría a ser indefinido en la empresa. Siempre y  cuando el trabajador denuncie su situación, pues pocas veces, por no decir casi nunca Inspección detectará de oficio esta irregularidad.

Duración del contrato.

Cada modelo de contrato temporal tiene su propia duración.

  • Contrato de interinidad. Tendrán la misma jornada que el trabajador al que sustituyen y su duración será hasta que el trabajador al que se sustituye regrese.
  • Contrato por obra y servicio. Su duración máxima es de 3 años, pudiéndose prorrogar de manera justifica 12 meses más.
  • Contrato eventual, este  tendrá una duración máxima de 6 meses de contratación en un periodo de un año. No obstante este límite puede ampliarse por convenio colectivo a un máximo de 12 meses en un periodo de 18 meses.
  • Contrato de formación y aprendizaje. Su duración mínima será de un año, prorrogable tres más, aunque en este tiempo puede modificarse según el convenio colectivo.
  • Contrato en prácticas. Su duración será de entre 6 meses y dos años.

Alta en la Seguridad Social.

Aunque parezca una «tontería» el trabajador debe estar dado de alta en la seguridad el mismo día de inicio de la actividad. Muchas empresas dan de alta  a posteriori, lo que supone una perdida de cotización para el trabajador. Incluso se ha extendido el dar de baja el viernes y dar nuevamente de alta el lunes para ahorrarse las cotizaciones del fin de semana. Algo que ya Inspección está sancionando.

Por escrito.

Como todo contrato, este debe formalizarse por escrito a no ser que sea eventual a tiempo completo y dure menos de 28 días. En ese caso se puede hacer de palabra (habría que estar atento si la empresa nos da de alta en la Seguridad Social). No obstante lo mejor es que quede por escrito.

Indemnización.

En cuanto a la indemnización, esta es de 12 días por año trabajado cuando el contrato llega a su fin.

Fijeza.

Si el contrato incumple cualquiera de los requisitos que hemos mencionado anteriormente, este estaría en fraude de ley y por consiguiente el trabajador se convierte en indefinido. Pero como hemos mencionado al principio, pocas veces se da la ocasión en que la Inspección de Trabajo realice este trámite de oficio sin que haya una denuncia por parte del trabajador.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
NOTICIAS RELACIONADAS