martes 5 marzo 2024

EmpleoJob | El Portal donde se encuentra la mejor información laboral en España

InicioSociedadEl pasodoble de la chirigota “La callejera invisible” dedicada a los camareros...

El pasodoble de la chirigota “La callejera invisible” dedicada a los camareros que te hará reflexionar

Emotivo pasodoble de la chirigota “La callejera invisible” dedicado a los camareros

El Carnaval de Cádiz no solo son risas, como muchos pueden creer, también es un lugar donde se lanzan críticas y reivindicaciones. En la quinta sesión de cuartos de la final del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC) 2024, la chirigota “La callejera invisible”, dedicó su pasodoble a los camareros, pidiendo compresión para estos trabajadores de un sector que predomina en la provincia de Cádiz y donde la precariedad laboral resalta.

Con su emotivo “Pasodoble al camarero”, cargado de arte y sentimiento, eleva una voz singular en medio de las reivindicaciones que suelen resonar en el gremio de los camareros.

Comprensión para los camareros

La chirigota comienza su pasodoble tocando un tema que resuena en todos nosotros como clientes: el servicio malo.

“¿A quién no le da coraje que le atiendan malamente? Y si hablamos de los bares, ocurre constantemente…”, comienza la chirigota. “En cambio, si nos ponemos del lado del camarero, veríamos que en su mundo, la procesión va por dentro”.

Con estos versos ya nos invita a ponernos en la piel del camarero, recordándonos que detrás de cada plato servido hay un ser humano con sus propias batallas, solicitando empatía, compresión y paciencia, pues no sabemos si puede ser el primer día de trabajo del empleado.

La letra sigue desgranando la complejidad del trabajo del camarero, destacando el valor de un simple “por favor” como la mejor propina que se les puede ofrecer. La destreza de La Callejera Invisible resalta aquí, transformando la cotidianidad del servicio en un arte que merece ser reconocido y recompensado.

“Son gente humilde, currante, que cargan en sus espaldas todos los problemas”. Con estas palabras, la chirigota pinta un retrato vívido de los camareros, aquellos que trabajan incansablemente, a menudo sacrificando festividades para servir a otros. Este pasodoble es más que una canción; es un recordatorio de la dedicación y esfuerzo que muchos no ven tras la bandeja y el delantal.

La chirigota finaliza su pasodoble lanzando una advertencia: “Y quién sabe si mañana el próximo camarero puede ser tu tío, tu hijo”.

Lo más leído

Últimas noticias

Google News EmpleoJobs
Canal WhatsApp EmpleoJob