lunes 15 abril 2024

EmpleoJob | Noticias de trabajo, prestaciones y ayudas

InicioDerecho LaboralDeclaran nulo el despido de un trabajador por pérdida de la confianza...

Declaran nulo el despido de un trabajador por pérdida de la confianza por denunciar a un superior

La empresa lo despidió por perdida de la confianza, aunque en realidad fue una represalia por haber denunciado a un superior por coacción

Una reciente sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid confirma la protección que tienen los trabajadores a la hora de denunciar a la Inspección de Trabajo para evitar represalias por parte de la empresa, como puede ser el despido.

En esta sentencia se ha anulado el despido de un operario que la empresa alego por deslealtad y falta de consideración de un operario que antes había denunciado a un superior por coacciones.

Es cierto, que una empresa que es denunciada por un trabajador va a perder la confianza de su empleado, la mayoría de las veces toman represalias o buscar el despido para quitarse de encima un trabajador que conoce sus derechos y además los reclama.

Pero es importante recordar la protección de estos trabajadores valientes que reclamaba sus derechos, el derecho a la tutela efectiva.

¿Me pueden despedir por denunciar o reclamar a la empresa?

El trabajador denunció a su superior por coacciones

La sentencia 856/2023 analiza el despido disciplinario de un operario que, previamente, había denunciado a un superior por coacciones.  Este trabajador además era representante sindical en la empresa, por lo que tenía derecho para presentar alegaciones (artículo 68 Estatuto de los Trabajadores).

“El trabajador había denunciado ante la Guardia Civil y el Juzgado de Instrucción de Móstoles contra el administrador de la empresa, porque le había arrebatado violentamente de las manos un ordenador de la empresa, sin causarle lesión”.

El tribunal destaca el fuerte indicio de que el despido tenía como objetivo eliminar a un trabajador que también ejercía roles representativos, siendo delegado de prevención de riesgos laborales y representante de los trabajadores en la empresa.

Esto se fundamenta en las denuncias previas del trabajador ante la Inspección de Trabajo, incluso aquellas que no resultaron en acciones concretas.

La sentencia resalta la importancia de la tutela judicial efectiva en la garantía de indemnidad, un derecho fundamental de todo trabajador. En este contexto, el ejercicio de acciones derivadas del contrato laboral es esencial. La actuación empresarial como respuesta a la defensa de estos derechos es considerada ilegal, resultando en la nulidad del despido.

La confianza y la legalidad del despido

Para que un despido disciplinario sea declarado procedente, es necesario que los hechos que se le imputan al trabajador sean probados. Es decir, demostrar que el trabajador ha cometido las faltas graves que han llevado a la decisión de despedirlo.

En este caso, el hecho de haber presentado una denuncia penal contra un responsable de la empresa no puede ser considerada una actuación culpable por parte del empleado. La pérdida de confianza, alegada por la empresa, no es motivo suficiente para declarar el despido como procedente.

Readmisión del trabajador

Con la nulidad del despido confirmada, es crucial cuantificar la indemnización por daño moral. En este caso, se establece en 800 euros, ya que no se logró demostrar la existencia de acoso laboral ni represalias por la actividad sindical. Además, como todo despido nulo, la empresa tendrá que reincorporarlo y pagarle los salarios de tramitación.

En resumen, esta sentencia vuelve a destacar la importancia de proteger los derechos laborales y la tutela judicial efectiva. El despido injustificado ante reclamación de derechos de los trabajadores es considerado nulo, enviando un claro mensaje sobre la ilegalidad de tomar represalias contra el trabajador.

Lo más leído

Últimas noticias

Google News EmpleoJobs
Canal WhatsApp EmpleoJob