Sube el Ingreso Mínimo Vital en 2021: estos son los nuevos importes

El nuevo año que llega con unos nuevos presupuestos después seguir con los últimos aprobados por Mariano Rajoy en 2018.

Ingreso Mínimo Vital

Estos nuevos presupuestos que fueron publicados el pasado 31 de diciembre en el Boletín Oficial del Estado (BOE), recogen nuevas subidas del IPREM, las pensiones, subsidios y también del Ingreso Mínimo Vital.

El IMV ha sufrido varios cambios a pesar de que no lleva ni un año puesto en marcha, muchos de estos cambios han sido para mejorar y facilitar su tramitación, así como también en sus requisitos para que pueda llegar a más familias, unas 850.000 que estimó el Gobierno en el día de su presentación.

Los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital no tendrán que tributar el IRPF

En los PGE está recogido una subida del 1,8% en la cuantía del IMV a partir del 1 de enero de 2021.

La cuantía del IMV para el beneficiario individual o la unidad de convivencia será la diferencia entre la renta garantizada y el conjunto de rentas e ingresos de tales personas

Estas son las nuevas rentas mensuales del IMV en 2021

Beneficiario individual y unidades de convivencia.

  • Beneficiario individual: 469,93 euros 
  • Unidad de convivencia de 2 adultos: 610,91 euros
  • Unidad de convivencia de 2 adultos y 1 menor / 3 adultos: 751,89 euros
  • Unidad de convivencia de 2 adultos y 2 menores / 3 adultos y 1 menor / cuatro adultos: 892,87 euros
  • Unidad de convivencia de 2 adultos y 3 o más menores / tres adultos y 2 o más menores / 4 adultos y 1 menor: 1.033,85 euros

Unidad de convivencia monoparental

  • Un adulto y un menor: 714,30 euros
  • Un adulto y dos menores: 855,28 euros
  • Un adulto y tres o más menores: 996,26 euros

Siguen los problemas en las tramitaciones

La nueva Ayuda vital no termina de llegar a las familias vulnerables y no es porque no se hayan presentado solicitudes que superan el millón,  el problema sigue radicando en la falta de personal que obliga a la actual plantilla de la Seguridad Social  a tener que enfrentarse a una carga de trabajo demasiado elevada que el Gobierno intenta paliar con las subcontrataciones por medio de Tragasa

También te puede interesar:

 

¡Comparte!